Solos

Tengo un amigo con el que suelo discutir cuestiones trascendentes. Pero trascendentes de verdad, nada de la liga del Madrid, los recortes de Rajoy o la infidelidad de Kristen Stewart. Cosas que uno solo discute con aquellos que a priori no le van a rebatir, porque a pesar de la confianza sería incómodo. Él es un tipo con buena posición, con una profesión liberal, juvenil (para lo que ahora se estila) y educado. En medio de cierta cena con asuntos importantes encima de la mesa acabamos discutiendo sobre si era más importante para el catolicismo moderno el concilio de Nicea o el de Constanza. No le di más importancia, pero se estaba gestando una batalla dialéctica de primera.

Resulta que cuando salieron las discusiones religiosas a relucir, descubrí que él no era ateo, ni materialista. De hecho es un defensor pugnaz del agnosticismo, si bien no en las posiciones de su “inventor”, T.H. Huxley. A la hora de defender mi posición salieron a relucir Demócrito, Lucrecio, el barón D´Holbach, Feuerbach, Dawkins y Hitchens. Ni caso. Instalado en el trascendentalismo, lleva dos meses defendiéndose e incluso ha llegado a acorralarme. Tanto que he dejado la filosofía y me he pasado a la ética y a la ciencia. Para ayudarme he estudiado “Solos en el universo”, obra del divulgador John Gribbin y que publicaba Pasado & Presente hace unos meses.

Que todavía no conozcamos no significa que no podamos conocer. Además, y por fortuna, podemos deducir. Gribbin, en este breve libro, asequible aún sin poseer conocimientos de Astronomía, Biología o Geología, nos enseña como aprovechar lo que ya conocemos, ese 4% de materia y las leyes que la rigen, para aprender acerca de lo que ignoramos.

Resulta confortable pensar que no estamos solos en el universo. También resulta confortable pensar que, cuando fallecemos, no pasamos a formar parte del humus. Sin embargo, tras miles de años de “Homo”, aún estamos esperando a alguien que indubitablemente haya regresado de un más allá cualquiera o la visita fehaciente de algún ser del Universo, a ser posible sin aviesas intenciones. Gribbin no se mete en lo del más allá, pero no duda al afirmar que la vida es una sucesión de serendipias que permiten afirmar con completa certeza que estamos solos en medio de la inmensidad. Lo cual no deja en una posición muy cómoda a la trascendencia de mi colega.

Si me meto a explicarles en detalle todas las cuestiones que llevan a Gribbin a afirmar esto, necesitaría mucho más espacio y se llevarían a las vacaciones un mal sabor de boca. Así que me limitaré a explicarles que Enrico Fermi, un físico genial, se preguntaba cómo podíamos afirmar taxativamente algo que todos los datos recogidos en el planeta niegan con claridad. Y que Frank Drake, en 1961, propuso una ecuación con ocho variables que comenzó soportando la teoría de la vida en el espacio y que, conforme pasan los años, empieza a dar vida a las interpretaciones contrarias, como Gribbin demuestra. Si una sola de esas ocho variables es igual a cero, todo el castillo se hunde.

Los ateos materialistas también tenemos derecho a retiro mental. Vamos, derecho a que nuestras excrecencias químicas cerebrales se mezclen en otro orden para, por ejemplo, atender a los Juegos Olímpicos y a los niños pequeños, que son “tan iñorantes que non saben ren de xeometría”, como diría Celso Emilio. Mi amigo puede solazarse en un retiro espiritual si quiere, lo mismo que ustedes. Nos vemos en septiembre, salvo que Dios o los extraterrestres intervengan antes, que es lo que nos falta.

4 Comentarios en “Solos”

  1. Wally Comentó:

    estimado amigo, probablemente pensará una chiche que nace y muere en un perro que no hay mas vida en su universo. Lo que ocurre es que su punto de vista es tan, tan, pequeño que no ve ni donde está. Nosotros en nuestro antropocentrismo pensamos que sabemos muchas cosas, pero a escala cosmica nos pasa lo del chinche multiplicado en una magnitud billonaria, amen de otras posibles dimensiones etc etc…(no olvidemos que la matematica es producto de este universo y dan cabida a espacios ndimensionales), osea que..podría ser…

    De echo todos los datos objetivos apuntan a que es lo mas lógico que no estemos solos, pero dada la escala del universo, es probalemente imposible que otra raza nos contacte..ya que moririan en el intento.

  2. Wally Comentó:

    perdón segundo párrafo, “de hecho”…es producto de mi torpeza con los dedos..jajajaj

  3. admin Comentó:

    Estimado Wally:

    Precisamente la obra de Gribbin lucha contra esa afirmación suya. No confunda usted los datos objetivos, que Gribbin ofrece basándose en Drake o Fermi, con la impresión falsamente lógica que tenemos. Los datos objetivos conocidos apuntan a la no existencia de vida enuna probabilidad enorme.

    Podría haber otros mundos? El condicional deja todas las puertas abiertas. Si se aplican razonamientos de tipo agnóstico o escéptico está claro que caeremos en afirmaciones relacionadas con el deísmo… “Como no hay pruebas concluyentes de que no, pues nos agarramos al sí dudoso”.

    Gracias por su comentario.

  4. Allen12 Comentó:

    Querido amigo. El trascendentalismo es una intuición profunda, que contrariamente a su explicación racionalista no produce tranquilidad, porque es solo eso, una intuición inefable. Te lleva a enfrentarte con la eterna duda existencialista, y simplemente, tras transitar por el círculo del razonamiento, a tomar la determinación falsamente simplista de decidir creer que sí, que existe algo más, aunque no lo entendamos.

    ¿¡Pero el papel de la intuición es tan importante en nuestra personalidad! ¿¡Cómo despreciarlo, sin más, porque no podemos probar aquello en lo que creemos, o explicar lo que no comprendemos!? ¿Cómo puedo explicarle a mi perro que hoy no lo sacaré a pasear por la noche, porque me voy de viaje, pero que sí lo haré cuando vuelva?

    Como venía a decir Hans Küng, al final la fe es tomar la decisión de creer.
    abrazos

Comentar