Literatura carnavalesca

Ya se ha acabado. Con su pregón de Estoupacaldeiros y su Entierro de la Sardina. Un año más ha concluido el Carnaval, época de subversión y homenaje a la cultura popular en forma de distintos tipos de transformación y travestismo. También es en Galicia la época del “cocido universal”, esas fechas en las que pocos pueden evitar los grelos y el butelo, los cachelos y la cachucha. Pero que haya concluido no significa que tengamos que olvidarnos tan rápido de él: podemos recordarlo a través de las bellas letras.

La editorial Cátedra, de la mano de toda una eminencia en el estudio de la literatura francesa como Alicia Yllera, completa ahora la saga del gigante Pantagruel con la publicación del “Cuarto libro”, el último que con toda certeza salió de la mano del genio humanista y médico de reyes François Rabelais, que a esas alturas de su vida ya había podido deshacerse de su pseudónimo Alcofribas Nasier y dar rienda suelta a su imaginación y a la sátira contra todo y contra todos que contiene su obra.

Recuerdo como si fuera hoy mi primera lectura de Rabelais, más en concreto de “Gargantúa” y “Pantagruel”, los dos primeros libros de la serie. Fue un festival de risas, primero por las exageraciones que son propias a la condición de gigantes de ambos, después por la incorporación del audazmente cobarde (sus hechos desmienten a sus palabras) Panurgo, protagonista de una desternillante batalla de gestos obscenos en la Sorbona, que ponía en la picota a la fuente de la teología francesa del siglo XVI. Después pude entender mucho mejor las cosas gracias a un capítulo de “Mimesis” de Erich Auerbach y al libro del crítico ruso Mijail Bajtin sobre “La cultura popular en la Edad Media y el Renacimiento”, ambos muestras de la inteligencia con la que en el siglo XX se ha podido recibir la tradición antiguo del humor de la plaza del pueblo.

Porque en Rabelais oímos a la voz del pueblo en toda su crudeza. Nada de sutilezas ni de cortapisas. Panurgo elogia el cojón (sic) del abate Juan de Thèleme y lo hace nada más y nada menos que con ciento cincuenta y tres veces, a lo que el furibundo abate responde con ciento cincuenta desprecios al ídem de Panurgo, preocupado por si debe o no casarse. Gargantúa nace de la oreja de Gargamel, que no ha podido resistirse a una buena dosis de callos y vino. Pantagruel desde su nacimiento demanda cantidades astronómicas de comida y bebida, como la leche de cuatro mil vacas. Las batallas son tan sangrientas como cómicas, con especial mención al afán destructor del abate Juan, que atiza con la cruz y otras armas a cientos de miles de rivales.

El “Cuarto Libro” forma una unidad con el tercero y con el apócrifo quinto. En ellos se desarrolla un viaje, claramente inspirado en la “Odisea”, que sirve al mismo tiempo de autoformación para esa educación tan especial que lleva Pantagruel y de búsqueda del Grial, en este caso bajo forma de un oráculo alcohólico que responde al peculiar nombre de Bacbuc. Si Ulises se encontraba con los lotófagos, Pantagruel y lo suyos se encontrarán con los Gastrólatras, capaces de reescribir la historia del mundo en función del culto a lo estomacal. Los episodios de mayor comicidad se desarrollan durante la “batalla contra las botargas”, si bien uno se imagina de mejor modo a una androlla naviega (hagamos un poco de patria) en el combate que a unas huevas de pescado. No se lo tendremos en cuenta a la traductora y editora del volumen. Si les gustan y les parecen largas las enumeraciones de un Vicente Risco, no se pierdan las de Rabelais, congeries desbordantes de ingenio.

Rabelais no olvida la fuente del humor, la plaza pública. La última palabra que con certeza salió de su pluma es un sonoro y exclamativo “¡Bebamos!”. Podemos hacerlo en Carnaval o después de él. Celebrémoslo en todo caso. No hay muchas ocasiones actualmente para el regocijo: encontremos una en la literatura.

2 Comentarios en “Literatura carnavalesca”

  1. Bundesverdienstkreuz Comentó:

    Hello! This is my first visit to your blog! We are a collection of volunteers and starting a new initiative in a community in the same niche. Your blog provided us valuable information to work on. You have done a extraordinary job!

  2. filmy pornograficzne Comentó:

    Together with every little thing which appears to be developing inside this particular area, a significant percentage of viewpoints are actually very radical. However, I am sorry, because I can not subscribe to your entire plan, all be it exhilarating none the less. It looks to everyone that your comments are actually not entirely rationalized and in fact you are generally yourself not really fully certain of your assertion. In any case I did enjoy reading it.

Comentar